libro-electronico

¿HA MUERTO EL PAPEL?

Si te gusta comparte...Share on Facebook11Tweet about this on TwitterEmail to someone

Con la irrupción en nuestras vidas del libro electrónico, muchos eran los que auguraban la muerte del libro tal y como lo conocíamos: con esas tapas, esas páginas con su peculiar olor a tinta,  a nuevo (recién comprado) o a viejo (después de pasar por muchas manos o por mucho tiempo). Sin embargo, ante tan malas expectativas, ahí está, el e-book no ha sido capaz de enterrarlo.

Las estadísticas lo confirman: dos de cada tres personas siguen leyendo los libros en papel.

Muchos editores veían  el libro electrónico como un enemigo, una amenaza para la supervivencia del libro en papel.  Es cierto que entre los años 2007 y 2008 las ventas del papel comenzaron a caer en picado, Kindle era el rey. Llegado el 2015, podemos afirmar que la fiebre del libro electrónico ha pasado, las ventas de obras impresas vuelven a incrementarse, después de años de caída,  se vendieron 571 millones de libros impresos, 17 millones más que el año anterior. En contraposición las ventas de e-book se frenan, y en ese mismo año los números dicen que en EEUU se vendieron  12 millones de libros electrónicos , cantidad muy alejada de los 20 millones del año 2011. En España, el libro digital representa el 5,1% de la facturación total del sector. Las editoriales de nuestro país apuntan también a un crecimiento del negocio del papel(la venta de libros en las librerías tradicionales aumentó casi en un 6%).

Es evidente que esos malos augurios no se han cumplido y que tendremos papel para rato. Y es que el verdadero enemigo del libro no es él mismo vestido de gala, existe otro verdugo del libro impreso: el móvil.

libro-1

Fíjaos si no cuando vais en el bus, el metro, en la sala de espera del médico…ya nadie lee un libro, están centrados en sus dispositivos móviles, mirando fotos, editando, compartiendo en las redes sociales…Instagram, Twitter, Facebook. Esas plataformas sí que son las enemigas del libro. Ocupamos nuestro tiempo de ocio en navegar, pero no por el mar azul. Somos generosos y compartimos, pero no con el necesitado. Si no nos gusta cómo ha quedado una imagen, la modificamos, pero eso mismo no lo hacemos con nuestra conducta…

El teléfono móvil y las redes sociales van de la mano y está en nuestras manos hacer un buen uso de ellos.

Cuando se empezó a escribir en papel, también se temía por el fin de la oratoria y la memoria. Hace 25 siglos, Sócrates era uno de sus detractores. La lectura estaba en principio  reservada para unos pocos privilegiados. Poco a poco se fue extendiendo, pero el hecho de leer a la luz de una vela provocaba problemas en la vista.  No obstante fue un  gran avance y un reto para el cerebro. En la actualidad, los detractores del e-book argumentan hechos similares: mayor dificultad para memorizar y comprender, fatiga visual…

Es cierto que según apuntan algunos estudios científicos(como el  Words on Screen: The Fate of Reading in a Digital World, publicado por Oxford University Press en 2015) , se retiene mejor cuando se lee en papel, ya que las pantallas de e-book, tablet, ordenadores, móviles, etc.  pueden inhibir la comprensión del texto puesto que distraen al lector. Además, el placer de poder oler, tocar, pasar las páginas, anotar a los márgenes, subrayar, poner marcapáginas, escogerlo en la librería, dedicarlos para regalar…todo eso no es lo mismo en formato digital.

Al final coexisten, como antes lo hicieron la escritura y la oratoria, la radio y la televisión, el pantalón y la minifalda… Algunos optarán por el formato digital y los nostálgicos, como yo, seguiremos pasando páginas con el dedo y disfrutando del aislamiento y recogimiento que supone la lectura en papel.

carmen-blue11-e1401998995764

Carmen Blue

Si te gusta comparte...Share on Facebook11Tweet about this on TwitterEmail to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>