¡Pero bueno!

Si te gusta comparte...Share on Facebook16Tweet about this on TwitterEmail to someone

LUCINDAGAunque muchos me llamen friki, no puedo evitar reconocer que soy una adicta sin remedio a esos programas de televisión donde la gente se apunta a concursar, exponiendo su forma de ser y comportarse, a la crítica de la gran audiencia. Algunos se preguntarán que: ¿Qué hace una chica como yo viendo esa forma de hacer televisión? Una manera de presentarnos programas cuestionada por la casta periodística, y como no, por los que consideran que el gran público debe ver lo que ellos consideran adecuado. Y es entonces cuando mi cara adopta esa expresión de asombro de los emoticonos del whatsapp. ¿Adecuado para quién? ¿Perdona?

pablo iglesiasEs como cuando escuchas hablar a los que pretenden desprestigiar a Pablo Iglesias y su propuesta política metiéndonos miedo a los votantes en vez de presentarnos una alternativa que nos resulte más atractiva que dicha opción. Y claro, si los contradices o no adoptas u optas por seguir la doctrina de los que creen llevar razón, pues entonces te tachan o, de analfabeto político o, te dicen en tu cara que te estás equivocando o, que qué sabrás tú de política. Y claro, una se calla y piensa: “Claro, porque tú tienes la razón, porque solo tu opinión es la que cuenta como si los demás fuésemos idiotas.” Bueno, como dice mi amiga Carmela, a lo que voy, que suelo irme por los cerros de Úbeda más de la cuenta.

Que lo que intento decir es que a mí me encantan estos programas de televisión, y me gustan mucho, debo reconocerlo. Y lo hacen porque en ellos se reflejan muchas veces las miserias humanas, y se dan situaciones tan reales como la vida misma, unas veces tiernas, otras veces horribles y otras nos muestran los comportamientos de los seres humanos que deberían causarnos terror y ser corregidos. O ser objetos de alguna medida disciplinaria. Por ejemplo, y que conste que no hago referencia a este modelo porque yo sea una fiel seguidora de Mercedes Milá y todo cuanto tenga que ver con ella aunque muchas veces no piense de la misma forma, tenemos Gran Hermano 15. Sí, 15. ¿Se dan cuenta ustedes? Este programa ya va por ese número tan increíble de temporadas, y digo yo que por algo será. Y no pueden escudarse en lo que hacen siempre, que las personas que lo ven son gente sin cultura o educación alguna, personas fácilmente manipulables e impresionables, porque tengo muchas a mi alrededor, a las que considero bastante cultas, que también lo ven y están enganchados a él. Vamos, que es un programa para todos con independencia de la clase social, la formación académica o el poder adquisitivo, ya que a la hora de sentarnos delante del televisor todos somos objeto de la misma abducción.
granhermano15Pues centrándome en el tema de lo que en realidad quería decir de esta temporada de gran hermano, al referirme a comportamientos que deben corregirse en la sociedad, es (que conste que dicha concursante no es de mis favoritas) que gracias al mismo vemos lo machista que puede ser nuestra sociedad en cuanto a la forma de vivir el sexo a las mujeres toca. No en vano las palabras de ese personaje sacado de tebeo, como es Omar, me han llegado muy hondo, y lo han hecho por ir dirigidas contra una mujer que unas semanas antes fue su pareja. El hecho de calificarla de puta, a Paula me refiero, en un intento fatuo de insultarla y humillarla porque él consideró que atacaba a la que ahora es su novia, erigiéndose en caballero defensor del honor de su dama, ha sido lo más horroroso que he visto en el programa. Y lo es porque dicho comportamiento no hace sino reflejar lo hipócrita y machista que es esta sociedad, donde a las mujeres, parece ser, que nunca se nos tratará de forma igual que a los hombres en lo referente a vivir el sexo o al número de parejas que una haya tenido o pueda tener. Y lo es porque el insulto más adecuado de este hacia su anterior pareja fue llamarla de esa forma para hacerla sentir pequeñita. Sin embargo, afortunadamente, hizo bandera del dicho que dice: No ofende quien quiere sino quien puede.

LUCINDAGLucinda Gray

Si te gusta comparte...Share on Facebook16Tweet about this on TwitterEmail to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>